La hidromiel o aguamiel es la bebida alcohólica más antigua de la historia de la humanidad, hecha a base de la fermentación del agua y la miel. Relacionada directamente con los dioses a lo largo de los siglos, adquirió una inmensa popularidad entre diferentes generaciones de los Normandos, Celtas y Vikingos.

Posteriormente su producción bajó en pro del vino, cuya fabricación era mucho más económica. Sin embargo, hoy en día muchas empresas han apostado por la elaboración de la hidromiel y ¡Se está convirtiendo en la bebida más de moda!

Si quieres saber más de esta legendaria bebida sigue leyendo…

Qué es hidromiel

No es solo una de las bebidas alcohólicas con más años a la espalda, sino que además la hidromiel es una de las precursoras de la conocida cerveza, a la que sustituye muchas veces en la actualidad por no contener gluten y ser ideal para celíacos.

Pero no solo eso, pues la historia certifica que, efectivamente, la hidromiel empezó a consumirse mucho antes que el vino, extraído del zumo de la uva.

La producción y consumo legendario de la hidromiel la convierte en una de las apuestas con más renombre de la humanidad.

La elaboración de la hidromiel se produce a base de la fermentación de la mezcla de agua y miel. En función de la relación de estos dos componentes y la tolerancia de las levaduras al alcohol, la bebida alcanzará una cierta graduación alcohólica, que oscila entre el 10 y 15 %.

¿Cómo hacer hidromiel?

Si algo tiene la hidromiel es su sencillez, que no deja paladar sin sabor, precisamente por lo natural de los ingredientes que contiene: agua y miel.

Y siguiendo con la idiosincrasia de esta ancestral bebida, la hidromiel tiene su hándicap en el proceso de fermentación, pues este puede llegar a durar entre uno y dos meses.

En primer lugar, se hierve la miel con agua en cantidad proporcionales. Este paso servirá para eliminar cualquier impureza del producto y conseguir que esta suba hacia la superficie del preparado para ser retirada con facilidad.

De este modo habremos obtenido un mosto dulce con la suficiente cantidad de azúcar que permita llevar a cabo el proceso de fermentación. El siguiente paso consiste en añadir levadura en cantidades adecuadas y dejar fermentar la bebida durante días, incluso meses.

Pero si lo que quieres es disfrutar de una autentica hidromiel casera y sumergirte en el mundo vikingo en Blesar Hidromiel la tenemos para ti. Un modo sencillo de comprar hidromiel con todas sus propiedades, para que una vez la pruebes no quieres beber otra cosa.

Curiosidades de la hidromiel

En Europa lo fabricaron los griegos, romanos, celtas, normandos, sajones y cómo no, era habitual la producción de la hidromiel entre los vikingos.

En Alemania, curiosamente se encontraron cuernos de vacuno pertenecientes al año 2.100 a.C. Muy frecuentemente sabemos que estos cuernos fueron empleados como recipientes de hidromiel, de hecho, dan cuenta de ello los restos de polen y levadura hallados en su interior.

También podemos destacar que, en tiempos del Imperio Romano, la hidromiel ocupó un papel protagonista como bebida legendaria, sobre la que por cierto, se hicieron múltiples y diversas modificaciones, añadiendo jugos de frutas y otros mostos, y aportando así un peculiar acento mediterráneo.

De hecho, se cuenta que el propio Julio César acuñó la hidromiel como su néctar favorito una vez lo probó. Y es que la forma tradicional de su consumo, tal y como sucedía en Alemania era hacerlo en cuernos de vacuno.

Una tradición que no dejó indiferente a nadie, puesto que la práctica pasaba por enfrentarse primero a la bestia y una vez derrotada, disfrutar de la hidromiel como recompensa del logro conseguido.

Hidromiel mitología nórdica

La hidromiel era uno de los alimentos identitarios del dios de Odín, y que aparece en muchos de los cantares que los barbaros acostumbraban a recitar ensalzando las bondades esta peculiar bebida.

Al otro lado del charco, en las Américas, ya los mayas fabricaban un tipo de hidromiel bajo el nombre de balché, que además de agua y miel incluía un elemento extra, la corteza del árbol baché.

Es más, precisamente para los mayas su hidromiel particular era considerada una bebida verdaderamente sagrada, que se disfrutaba en ceremonias de carácter religioso, y también como componente medicinal por sus propiedades curativas para tratar infecciones estomacales.

Sabiendo esto, no cabe duda de que se trata de una bebida altamente beneficiosa.

¿Luna de miel?

Uno de los datos más curioso y que seguro llamará vuestra atención tiene que ver con los vikingos y la denominación original de hidromiel y de otros conceptos habitualmente utilizados en la actualidad como “Luna de miel”.

Y es que los vikingos acostumbraban a consumir hidromiel durante la lunación después de su boda, con creencias ancestrales de que ello favorecería la concepción de hijos y la fructificación del matrimonio.

Pues bien, mitos aparte, a partir de entonces se acuñó ese periodo de unidad matrimonial después de las bodas como “Luna de miel”.

¿Qué te han parecido las curiosidades sobre la hidromiel? ¿Habías escuchado alguna de estas leyendas?

Si quieres conocer más sobre esta bebida, su elaboración, variedades, sus cualidades, o los múltiples beneficios para la salud, no te olvides visitar nuestro blog donde te iremos dando más información sobre la bebida milenaria que conquista corazones.  Y si quieres probarla visita nuestra tienda online para comprar hidromiel casera y disfrutarla en tu propia casa.

Please follow and like us: