Dependiendo el momento del día o de la comida que acompañes con tu hidromiel artesana existen diferentes opciones para degustar esta excelente bebida milenaria y sacarles el mejor partido a tus alimentos, con un toque especial casero y muy nutritivo, dicho sea de paso, gracia a las propiedades enzimáticas de la miel, uno de los ingredientes base de la hidromiel.  

La hidromiel es una bebida alcohólica fermentada, con tres ingredientes esenciales que demuestran tanto su sencillez como el placer que produce consumirla: agua, miel y levadura. Y es la hidromiel casera, ha sido durante miles de años la bebida preferida por antonomasia de cientos de culturas de todos los continentes. Ya los mayas consumían hidromiel artesana, pasando por los chinos, hasta nuestra cultura y nuestros tiempos.

Y es que, perfectamente adaptada a la actualidad, la hidromiel es la única bebida que no produce resaca, así como leéis. Puesto que no contiene lípidos el organismo de la persona es capaz de procesarlo de forma rápida.

Tal y como os hemos comentado en anteriores entradas, la hidromiel fue la bebida preferida de renombrados emperadores como Julio César. Y no solo eso, pues la hidromiel fue especialmente popular entre la mitología nórdica, quienes acostumbraban a consumir hidromiel casera en todas sus celebraciones y festejos. Y no solo eso, pues el cine también dejó constancia de la maravillosa e interesante historia detrás de la hidromiel, que te invitamos a que conozcas.

El proceso de fabricación de la hidromiel artesana resalta tres variedades que se pueden encontrar en nuestra tienda, para comprar hidromiel online de forma fácil y sencilla y poder tomarla en cualquier celebración, y ahora que se aproximan las Navidades, sería una estupenda oportunidad para introducir la bebida milenaria en vuestro menú.

Cómo escoger hidromiel

Una de las opciones de consumir hidromiel casera es durante las comidas o cenas. Sus combinaciones son varias, pero sin duda una de las mejores apuestas que casan a la perfección con alimentos tanto de primer plato como de segundo es la hidromiel seca o hidromiel semiseca.

Aquí ambas opciones de hidromiel artesana se ajustan más bien al tipo de gustos y paladares de cada comensal. Si bien la hidromiel seca presenta 10 grados de alcohol y se diferencia del resto de variedades en que es la más intensa de todas tanto en sabor como en cuerpo. Resulta la opción ideal, no solo para los más atrevidos, sino también para aquellas personas que acostumbren a acompañar sus comidas o cenas con una bebida alcohólica.

Por otra parte, y nos menos relevante y potente, está la hidromiel semiseca, con menos grados de alcohol, 7,6 y un potente sabor a camino entre la dulzura y el alcohol. Ideal para introducirse en la hidromiel, e ideal para aquellas personas que no acostumbran a comer y cenar con bebidas alcohólicas pero que un celebración especial se decantan por beber hidromiel casera y darse el gusto.

Por último, y ya entrando en los postres, tenemos la hidromiel perfecta para las sobremesas, la hidromiel dulce, con tan solo 4,3 grados del alcohol. Su sabor dulce, como indica su nombre, se acompaña de un gusto suave al final, lo cual resulta muy refrescante para después de una buena comilona o bien para los entrantes, precisamente porque su sabor especialmente dulce permite ir abriendo boca para la comida o cena.

Comprar hidromiel online

Mucho se ha hablado que para gustos los colores, pero sin duda en lo que la hidromiel se refiere, aunque os damos algunas pautas sobre en qué momento consumir la mejor hidromiel casera, lo mejor que podéis hacer el probar y probar, y adaptar cada una de las variedad hidromiel que encontrareis en nuestra tienda para comprar hidromiel online, y degustar la auténtica debida del momento, la bebida de los vikingos.

Please follow and like us: